José María García: «La única censura que he tenido he sido yo»

Ahora ya no se compran —entre comillas, porque eso no era comprar— periodistas: se compran espacios. Pero ojo, es que esto no es sólo en el periodismo deportivo. La producción de una hora, y no en prime time, sino en una televisión, mínima es de un millón de euros; ahora han descubierto que coges a siete u ocho: ellas, que chillen mucho; ellos, que chillen también. Presumiblemente, que no sean periodistas. Y hacen un programa de cinco horas. Los despachas con 500 euros. Eso empezó con los programas de corazón, ha pasado al deporte y ahora está ya en la política. El programa este de los sábados por la noche en LaSexta, que se pone como ejemplo. A mí se me cae la cara de pena y de dolor. Pero es que ahora escuchas un programa de deportes a cualquier hora y es terrible. Es un gallinero. Es a ver el que dice más soplapolleces y el que se inventa más noticias, y les da lo mismo decir blanco hoy, mañana negro y pasado azul. Hay equipos que han fichado ya a 45 tíos. El periodismo está dejado de la mano de Dios. Es absolutamente vergonzoso cómo está.

https://www.zendalibros.com/jose-maria-garcia-la-unica-censura-que-he-tenido-he-sido-yo/

Cláudio Torres

No ano 711, os exércitos muçulmanos que vieram do Norte de África invadiram a Península Ibérica e cinco anos depois já dominavam todo o território pensinsular, antes sob alçada dos visigodos. Como foi possível essa progressão tão rápida?
As coisas não foram bem assim. A arqueologia tem uma linguagem diferente da história escrita. A história escrita é escrita por aqueles senhores que sabem escrever, enquanto a arqueologia vai buscar os restos dos que não sabem escrever. São coisas habitualmente contraditórias. Hoje sabemos, por causa da arqueologia, que não houve nenhuma invasão em 711, não vieram exércitos nenhuns.

https://www.sabado.pt/vida/pessoas/detalhe/claudio-torres-d-afonso-henriques-nao-conquistou-lisboa-aos-mouros-foi-aos-cristaos

El campo para el hombre (1973)

“El campo para el hombre” de Helena Lumbreras y Mariano Lisa, del Colectivo Cine de Clase, nos habla de la España agrícola, del minifundio al latifundio. Desde Galicia a Andalucía, la cámara muestra los diferentes niveles de la miseria campesina en la España franquista, en un momento en que el campesinado tenía un peso social mucho más importante que hoy en día.

https://matapuces.blogspot.com/2017/06/el-campo-para-el-hombre-1973-helena.html

«Vota, sí, vota; pero escucha»

«Vota, sí, vota; pero escucha. Tu primer deber es salir de aquí y seguidamente actuar por cuenta propia. Ve y en cada barrio abre una escuela laica, funda un periódico, una biblioteca; organiza un centro de cultura, un sindicato, un círculo obrero, una cooperación, algo de lo mucho que te queda por hacer. Y verás, cuando esto hayas hecho, como los concejales, los diputados y los ministros, aunque no sean tus representantes, los representantes de tus ideas, siguen esta corriente de acción y, por seguirla, promulgan leyes que ni les pides ni necesitas; administran conforme a estas ten­dencias, aunque tu nada les exijas; gobiernan, en fin, según el ambiente por ti creado directamente, aunque a ti maldito lo que te importe de lo que ellos hagan. Mientras que ahora, como te cruzas de brazos y duermes sobre los laureles del voto-providencia, concejales, diputados y ministros, por muy radicales y socialistas que sean, continuarán la rutina de los discursos vacíos, de las leyes necias y de la administración cominera. Y suspirarás por la instrucción popular, y conti­nuarás tan burro como antes, clamarás por la libertad y tan amarrado como antes a la argolla del salario seguirás, de­mandarás equidad, justicia, solidaridad, y te darán fárragos y más fárragos de decretos, de leyes, reglamentos, pero ni una pizca de aquello a que tienes derecho y no gozas porque ni sabes ni quieres tomártelo por tu mano».
«¿Quieres cultura, libertad, igualdad, justicia? Pues ve y conquístalas, no quieras que otros vengan a dártelas. La fuerza que tú no tengas, siéndolo todo, no la tendrán unos cuantos, pequeña parte de ti mismo. Ese milagro de la polí­tica no se ha realizado nunca, no se realizará jamás. Tu emancipación será tu obra misma, o no te emanciparás en todos los siglos de los siglos».
«Y ahora ve y vota y remacha tu cadena».

https://es.theanarchistlibrary.org/library/ricardo-mella-vota-pero-escucha